Cómo hacer que el tiempo en casa te nutra de verdad

(Tiempo de lectura: 6 minutos)

 

¡Estamos de vuelta!

Aunque en realidad no nos hemos ido en ningún momento.

De hecho, hemos estado trabajando mucho desde casa, en los nuevos contenidos y servicios que vamos a compartir contigo estas próximas semanas…

Pero si que es verdad que hemos estado un tiempo fuera de las redes sociales y la newsletter, y queremos contarte por qué, y qué hemos estado haciendo.

También te preguntarás cómo estamos viviendo nosotros este tiempo en casa, por lo que, vamos a compartir contigo nuestra visión sobre esta cuarentena, y en qué estamos invirtiendo nuestro tiempo en casa para sentir que nos nutre de verdad.

Al final del artículo te dejamos una propuesta que puedes hacer en casa fácilmente.

Y te adelantamos que, muy pronto vamos a compartir el nuevo programa presencial que estamos preparando.

Así que, atent@ a las próximas publicaciones donde te vamos a ir contando todo!

 

¿Qué hemos estado haciendo estos últimos 4 meses?

 

En octubre del año pasado, Luis empezó a trabajar como tutor en la Escuela Nómada digital, acompañando a los alumnos en su propósito de crear un negocio que aman mientras viajan por el mundo.

Esto nos dio la posibilidad de adentrarnos más en cómo queríamos llevar a cabo Proyecto Aloha, porque, nosotros también seguimos formándonos y creciendo, aprendiendo cómo enfocar la energía para ofrecerte un servicio humano, honesto, y alineado con nuestros valores y propósito.

Y para esto, a veces toca parar los estímulos externos, dejar de estar “hacia fuera” y hacer un trabajo más interno, hacia dentro.

Por eso, hemos estado casi 4 meses sin enviar la newsletter de los domingos, ni interactuar mucho en Facebook o Instagram.

Y, sentimos que ya es el momento de iniciar de nuevo y seguir compartiendo contigo contenido de valor gratuito, unido a nuestros servicios de pago.

Por ello, si aún no formas parte de la comunidad Aloha, puedes suscribirte aquí, donde recibirás también un ebook de bienvenida, y seguirnos en nuestras redes sociales.

 

¿Cómo estamos viviendo nosotros este momento de parón social, y qué estamos haciendo con nuestro tiempo en casa para sentir que de verdad nos nutre?

 

Seguro que estos días, no has dejado de recibir mensajes de todo tipo en whatsapp, redes sociales, televisión… en relación al tema del coronavirus: alguna información verídica, otra mucha falsa, vídeos para reírnos un rato, etc.

Y, seguro que también has recibido decenas de propuestas online, y todo tipo de actividades para hacer desde casa.

A pesar de las facilidades que vivimos hoy, es muy probable que en estos momentos te sientas…

  • Colapsad@ con tanta información contradictoria.
  • Se te hayan disparado los miedos, porque ya no sabes qué creer, y sientes la incertidumbre de… ¡¡¡que va a pasar con todo esto!!!
  • O has sentido el agobio de tener tantas propuestas que no podías atender a todas…
  • Quizá te estás aburriendo como una ostra sin saber qué más hacer, porque el día parece interminable dentro de casa.
  • O no das a basto gestionando la compra, la casa, tus hijos, la convivencia…
  • Y al final, puede que hayas sentido la paradoja de…

¿Cómo puede ser que esté tan desconectad@ de mí, si ahora paso todo el tiempo en casa, no veo prácticamente a nadie y he tenido que parar casi todas mis actividades?

Te comparto esta pregunta a modo de reflexión:

¿Qué hace que una persona se aburra dentro de casa y necesite entretenerse con cualquier cosa porque los días se hacen interminables, o que, por el contrario, tener tiempo en casa sea una oportunidad para estar más presente, y hacer aquello que le llena, le nutre y le hace feliz?

Lo digo, porque percibo una necesidad de entretenernos con cualquier cosa, sólo para que las horas pasen más rápido, y porque nos aterra mirar lo que estamos sintiendo de verdad. Algunas personas me dicen: ¡un día menos!

A mí, sinceramente, no me da tiempo a aburrirme.

Y si fuera así, creo que afrontar ese aburrimiento es una puerta mágica a la creatividad interna.

Ojo, que no digo que por esto yo sea mejor que los demás. Cada persona hace lo que siente que necesita.

Pero yo sé que a ti no te da igual en qué inviertes tu tiempo, y por eso quiero lanzarte esta pregunta:

¿Ahora que estamos en esta situación, en qué estás invirtiendo tu tiempo?

Ahora que nos toca pasar el tiempo dentro de casa, ¿estás haciendo cosas que de verdad te nutren? Lo que estás haciendo o pensando… ¿Te genera más agobio o miedo?, ¿hace que sigas viviendo en piloto automático?, ¿en qué estás poniendo el foco o la energía?

 

Estamos viviendo un momento apasionante.

 

Yo siento que estamos viviendo un momento apasionante, a la vez que intenso e inquietante, pues nos vuelve a conectar una vez más con el miedo y la incertidumbre de esta vida humana.

Llámame Happy flower o positiva, si quieres; pero no estoy hablando de esto.

Cuando comienzas a mirar dentro de ti, es prácticamente imposible aburrirse. Lo que pasa que generalmente, da miedo lo que podamos encontrar ahí. Vamos tan rápido, que no solemos estar en esta sensación de vacío interior, más bien huimos de ella.

Y más cuando empezamos a mirar todas las noticias, todos lo artículos, la tele, washap… etc. Es decir, cuando nos llenamos de información que en lugar de nutrirnos nos genera pánico, nos hace sentirnos perdidos y vulnerables. ¿Y para qué?

Tener tiempo dentro de casa es una maravillosa invitación para nutrirte, y nutrir tu alma. Dejarte sentir cada emoción que aparece sea la que sea.

Y sí, sabemos que puede ser intenso… Por eso, es también un momento de conexión con uno mismo, para conectar con la Confianza.

Como dice Sergi Torres, la vida está llena de intensidad e incertidumbre.

Aquí te dejo una charla que ofreció la semana pasada, en directo, compartiendo su visión sobre la situación que estamos atravesando, y con la que resonamos plenamente desde Proyecto Aloha:

 

 

Yo, personalmente, he dado por hecho tantas cosas sin darme cuenta, he puesto tantas expectativas en cómo debe ser o no ser mi vida, que algo tan pequeño como un virus puede mostrarme que esta forma de percibir la vida no se sostiene, que cae, más tarde o más temprano.

¿Y por qué lo sé?

Hace un tiempo descubrí esta frase de Un curso de milagros que dice:

“No hay nada externo a mí que pueda hacerme daño, porque no hay nada externo a mí.”

Cuando conecto con mi corazón, cuando me dejo sentir lo que estoy sintiendo plenamente, sea lo que sea, vuelvo siempre al mismo lugar, vuelvo siempre a un lugar de paz y tranquilidad; vuelvo, paradójicamente… a casa. 

Por eso, tiene sentido para mí, porque sé que estoy donde debo estar, y porque hace que me sienta en paz.

Hablábamos Luis y yo estos días, sobre cómo esta situación de “alarma” nos pone una vez más, como cada experiencia que nos ocurre en la vida, ante nosotros mismos.

Nos pone “en revisión”, en observación de nuestros miedos y patrones inconscientes.

Y esto, es una gran oportunidad.

Pero, si es una oportunidad…¿por qué intentamos escapar de nosotros mismos todo el tiempo?

 

Es curioso, ¿no?

Hacemos lo imposible por estar fuera de nosotros todo el tiempo: en las noticias, en lo que dice la vecina, en lo que opina mi madre…

Cualquier cosa menos pararnos a escuchar lo que estamos sintiendo honestamente.

Nos aterra mirar dentro de nosotros mismos. ¿Y por qué?

Quizá porque nunca aprendimos a hacerlo, y nos da miedo.

Quizá porque nos ponemos a pensar en lo que ocurrirá o en lo que descubriremos si lo hacemos, y entonces nos imaginamos lo peor:

¡qué mierda habrá dentro de mí! Uuufff, mejor ni miro…

(y luego no entendemos por qué nos enfermamos, por qué seguimos manteniendo relaciones o comportamientos que nos hacen sufrir, o por qué nos pasan las cosas que nos pasan.)

Y así el ego intenta distraernos con lo que sea, con tal de seguir sintiéndonos separados de nuestra naturaleza interna.

Lo interesante de todo esto es,

¿A quién le estás cediendo tu poder?

¿A quién le estás regalando tu valor, la confianza en ti y en tu propia intuición?

¿A quién le dejas la responsabilidad de tu vida?

Porque, permíteme que te diga que, por más que pase ahí fuera, tú tienes la libertad absoluta de elegir desde donde vas a vivirlo, qué vas a hacer con eso que te está ocurriendo.

Tu tienes la libertad de elegir como vas a vivir tu tiempo dentro de casa. Si vas a usarlo para distraerte, para juzgar, para quejarte… o si vas a usar tu tiempo en casa para volver a ti, para revisar aquello que ya no te sirve, y para hacer balance de qué partes de tu vida están en equilibrio y cuales no.

Puedes vivir este tiempo en casa, con presencia. Si haces esto, sentirás que esta siendo nutritivo y que te está aportando todo lo que necesitas en este momento.

Por eso, hoy más que nunca, es esencial aprender a gestionar tus emociones. Aprender a mirar de frente tus miedos, rabia, enfado, alegrías; para escuchar su mensaje y recuperar tu poder interno.

 

¿Cómo empiezo a mirar mis emociones? Te lanzo una única propuesta para empezar a utilizar este tiempo en casa de una forma que te nutra y te aporte de verdad.

 

No queremos agobiarte con más información ni tareas que te sigan alejando de ti, sino que puedas aprovechar el tiempo en casa, haciendo cosas que te nutran de verdad.

Por eso, esta semana tenemos una única propuesta: la invitación a utilizar este “Parón” que nos ha regalado la vida, parando un momento de verdad, y permitirte sentir lo que estás sintiendo.

Para ello, te animo a coger papel y boli, y escribir en un papel todo lo que te venga, sin juicio.

Date permiso para sentir lo que estás sintiendo, y si sientes que necesitas compartirlo con alguien hazlo.

También, puedes compartirlo con nosotros por email, y compartir tus reflexiones aquí debajo en los comentarios.

La escritura es uno de las herramientas que utilizamos en Arteterapia.

Escribir sin juzgarme, me ayuda a expresar lo que estoy sintiendo, me da claridad sobre lo que me está pasando, y también mucha tranquilidad, pues puedo dejar en el papel todo aquello que me está inquietando por dentro. 

Compartir, eso que he escrito, con alguien que sé que me va a respetar tal cual soy, me ayuda a darme cuenta de que no estoy sola, de que a todos nos pasan cosas parecidas y que lo que yo siento, la mayoría de las veces, no es tan grande ni grave como mi cabeza me intentaba hacer creer. 

Hace que los recursos internos se pongan en marcha, y que encuentre las herramientas que necesito para dejar de alimentar el miedo y la incertidumbre, atendiéndome y cuidándome como merezco, con amor.

Si quieres que Luis o yo te acompañemos personalmente, puedes pedirnos una cita para una sesión individual online de Arteterapia Gestalt o Escucha Biológica rellenando el formulario en la parte final de cada página.

Aquí te dejo toda la información, y puedes preguntarnos tus dudas a infoaproyectoaloha.com

>>  Escucha Emocional, con Luis Moreno.

>>  Arteterapia Gestalt, con Iraide Rabadán.

Un abrazo,
Iraide Rabadán.

Comparte en los comentarios

Cuéntanos en los comentarios cómo llevas pasar tanto tiempo en casa, si te ha sido útil este post, si estás aprovechando para estar más presente y hacer cosas que te nutren, o si te cuesta. 

Seguro que al resto de lector@s les gustará leer ideas nuevas e inspirarse con aquellas cosas que te están nutriendo o siendo útiles en esta cuarentena.

Seguimos en los comentarios!

Aloha es Compartir. Compartir es Vivir

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia, y recibe contenido inspirador para disfrutar una vida llena de significado.

Responsable: LuisMorenoGiner-IraideRabadánAburto SC, siendo la Finalidad; envío de nuestras publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en nuestra plataforma de email marketing Mailrelay ubicada en España, aquí puedes leer su política de privacidad. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en info@proyectoaloha.com.

Acerca de la Autora: Iraide Rabadán

En vez de resignarme a un trabajo que no me satisfacía, he creado Proyecto Aloha.

Ahora vivo de lo que me apasiona. He aprendido a escucharme y tomar responsabilidad de mi vida, te ayudo a Educar con consciencia y todo esto lo hago junto al hombre que amo. 

Si quieres hacer lo mismo puedes descargar gratis nuestras guías: ¡Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia!

También te puede interesar…