La coherencia emocional y cómo gestionar tus emociones en tiempos de crisis (parte 2).

Tiempo de lectura: 7 minutos

 

¿Te resulta dificil saber cómo gestionar tus emociones en tiempos de crisis?

En la primera parte de este artículo te hablé sobre la coherencia emocional, y la importancia de aprender a gestionar tus emociones en estos momentos.

También te compartí el por qué la actitud de “hacer como que no pasa nada” afecta negativamente a tu vida, y la de las personas que amas; y te dejé algunas preguntas junto a un ejercicio muy práctico, para empezar a cultivar la coherencia emocional.

Pues bien, en esta segunda parte, te contaré:

  • Qué te impide atender tus emociones como quieres,
  • Por qué los juicios son el mayor obstáculo para sentirte libre de expresar lo que sientes,
  • Y, qué hacer cuando te sientes tan desbordad@ que ya no sabes ni que pasos dar.

También te daré un pequeño tip al final, para atender esta situación de miedo e incertidumbre que vivimos en estos momentos.

¿Empezamos?

 

¿Por qué me cuesta tanto pararme a comprender y gestionar mis emociones? ¿por qué me da tanto miedo enfrentarme a ellas?

 

Déjame adivinar tu respuesta:

“Si… es algo que quiero hacer, pero, no tengo tiempo porque tengo muchas cosas que atender: cuidar a mi hijo, organizar la comida y la casa, llego muy cansada del trabajo y aún me quedan cosas por hacer…

Además, cuando le hablo a mi pareja de cómo me siento él piensa que son cosas mías y creo que no me entiende… Al final, sin darme cuenta ya se ha acabado el día.

¡No me da la vida! Sé que me dejo en último lugar, pero es que, tengo que atender a mi familia, el trabajo… y si no lo hago, me siento culpable.”

¿Te suena?

Voy a hacerte la pregunta de nuevo:

 

¿Por qué no te permites el tiempo que necesitas para atender tus emociones?

 

Permíteme que comparta contigo lo que yo creo:

– Porque crees que eres egoísta si dedicas un tiempo para ti, para conocer, comprender y gestionar tus emociones. Quizá te sientes culpable si dedicas un tiempo a cuidarte a ti y no estar atendiendo en ese tiempo, a tu trabajo o familia.

– Porque aún no te has dado cuenta de los beneficios de aprender a gestionar tus emociones, y en el fondo una voz te dice que eso no es productivo o que es una perdida de tiempo.

O quizá te lo dicen las personas más cercanas a ti, como tu padre, o tu pareja y eso hace que te quites valor.

– Porque no eres consciente de que cuando tu estás en coherencia emocional, también lo das a las personas que más te importan.

– Quizá mirar tus emociones te da miedo, y piensas que no vas a ser capaz de sostenerlo tú sola.

– Quizá juzgas constantemente lo que estás sintiendo, y eres muy duro contigo, y en consecuencia también juzgas y críticas a los demás.

¿Te identificas con alguno de estos puntos? ¿Con cuál?

Te animo a compartirlo en los comentarios al final del artículo y a expresar qué te hace sentir esta situación.

 

Si quieres empezar a gestionar tus emociones, empieza por soltar el juicio.

Aprender a soltar el juicio es una de las grandes claves para vivir una vida más feliz.

Como explica Enric Corbera en este video, las emociones no son buenas ni malas, son energía para actuar.

 

 

Seguro que como yo, aprendiste que la alegría es buena, y que sentirnos tristes, enfadados, o con miedo es malo.

Es decir, que hay emociones que podemos sentir, y otras es mejor hacer como que no están y reprimirlas.

Creemos que expresarnos con sinceridad, nos hace muy vulnerables ante los demás, y esto nos pone en estado de alerta y fragilidad.

O, en el caso de expresar la rabia o el enfado, nos da miedo que los demás crean que hemos perdido las formas y nos juzguen por ello.

Todas las emociones están mal vistas de una u otra manera.

De hecho, hasta nos culpamos por sentir alegría en ciertos momentos o con ciertas personas, porque creemos que no lo merecemos, o que, como el otro lo está pasando mal, yo no puedo sentirme feliz.

Y aquí se ponen en juego también, las dependencias emocionales.

El ego nos condiciona de muchas maneras, y nos hace creer que estamos presos o que somos la victima de las circunstancias, a no ser que aprendemos a observar cada pensamiento, emoción y sentimientos, de una forma sana y honesta.

No nos han enseñado a atender, transitar o gestionar las emociones, por ello, hoy más que nunca, es necesario que empecemos a darle un espacio en nuestra vida, y aprender a hacerlo, si queremos llevar una vida más consciente, coherente y humana.

 

Me siento desbordad@ y ya no sé ni qué necesito. ¿Cómo vuelvo al equilibrio emocional desde este estado?

 

Cuando no te das un espacio para gestionar tus emociones y atenderlas como necesitas, es muy probable que te sientas perdido, que sientas que la situación te supera.

Si, por ejemplo, estás en casa con tu pareja, y tenéis una discusión, pero haces como que no pasa nada y te guardas lo que estás sintiendo, ¿qué es lo que suele pasar después? ¿cómo te quedas?

Y además,

¿crees que por no expresarlo o dejártelo sentir, va a desaparecer y vas a sentirte en paz por arte de magia?

No lo creo, la magia no funciona así…

Cuando yo me siento desbordada, es porque ya me he ido tan lejos de mi misma, tan lejos de mi centro, ¡que ya no sé ni qué necesito!

Mientras sigas haciendo como si no pasara nada, eso va a seguir ahí…

Pero, no te preocupes. No tienes porque seguir en esta situación.

¿Quieres saber cómo puedes hacerlo de otra manera?

 

Puedes aprender a gestionar tus emociones ahora, con un acompañamiento humano y amoroso.

 

Recuerdo la primera vez que me permití llorar de verdad. Tenía unos 20 años, era la primera vez que iba a un encuentro presencial de desarrollo personal y Arteterapia Humanista.

Fue un evento con más de 150 personas, y unos 20 profesores diferentes.

Yo hice un taller de 5 días con Javier Melguizo, y este fue mi primer contacto con la Arteterapia.

En este vídeo, él mismo te explica brevemente, en qué consiste este trabajo:

 

 

Todo empezó con mucho juego, arte y trabajo corporal, mientras íbamos observando y dejando que la emoción se expresara libremente.

Al 4º día, en una de las dinámicas que recuerdo estábamos en tríos, conecté con una tristeza y una mezcla de emociones que no sabía identificar, y recuerdo que pasé unas 2 horas llorando sin parar, mientras mis dos compañeros estaban ahí conmigo, presentes y sin juzgarme.

Desde fuera debía ser gracioso, porque no hacía más que gastar papel y papel, de los mocos que me salían, y Javier, iba pasando de vez en cuando para preguntarme si seguía respirando, o para traerme otro rollo de papel.

Fue un desahogo enorme, y no sólo eso: fue una liberación.

Sentí como el pecho se abría.

Me di cuenta de que hacía muchos años que no lloraba, y menos delante de otras personas.

En ese momento, no sentía ningún miedo o vergüenza a mostrarme, no había juicio.

Fue tan natural su forma de acompañarme y el ambiente de respeto tanto de él como de mis compañeros, que puede expresar con confianza todo lo que sentía.

Y después sentí tal alivio, tal paz y conexión real conmigo misma que:

 

Comprendí lo necesario que era esto para mi, y cómo me devolvía mi poder interno, la responsabilidad de mi vida, y la salud.

 

Me sentía libre de expresar lo que tantos años había acumulado dentro, y lo que me transmitía era que, no había problema en llorar, que es algo totalmente natural.

A partir de ahí, inicié mi búsqueda de autoconocimiento.

Y hoy en día, por muy intensa que pueda ser una emoción, siempre es tan bello y tan potente lo que me muestra…  Al igual que cuando acompaño a una persona o a un grupo a través de la Arteterapia, es realmente transformador. Igual que le ocurre a Luis en sus sesiones de Escucha Biológica.

De hecho, atender mis emociones, aprender a gestionarlas, y tener las herramientas para volver a la coherencia emocional, nos ha cambiado la vida.

Escucharme me pone en coherencia conmigo y eso refuerza mi sistema inmunológico y mi energía vital, como menciona Amalia Castro en su artículo de Zuhaizpealgo, que hoy en día sin duda, necesitamos todos.

 

Darle nuestro poder al miedo nos lleva a la enfermedad, el Amor nos libera de toda atadura. 

 

Para terminar, es probable que en estos momentos estés conectando más intensamente con la incertidumbre y el miedo a lo que está pasando o pasará después con esta cuarentena y crisis mundial.

Pero, puedes mirar ese miedo de frente, puedes dejar que se exprese y observar qué viene a decirte. Porque si intentas escapar de él o sacarlo de ti, entonces se hace más grande en tu mente.

Siempre que estés hacia fuera, descuidando tu interior y huyendo de tus emociones, vas a sufrir seguro.

Cuando te atreves a mirar de frente lo que estás sintiendo, sea lo que sea (y si es necesario, con un buen acompañamiento conciente), puedes conectar con un amor tan grande dentro y fuera de ti, que ves cómo el miedo se desvanece.

Es en ese momento cuando puedes conectar con tu verdadero poder, y dejar de ceder tu fuerza interna a los demás o a las circunstancias, como si fueras una marioneta.

Es el momento en que te das cuenta y vivencias que todo está dentro de ti, y que puedes tomar la responsabilidad de tu vida.

Un abrazo grande!

Iraide Rabadán

 

Comparte en los comentarios

¿Ha sido útil para ti este artículo? Comparte con nosotros tus reflexiones, preguntas o dudas que te surjan. ¿De qué quieres que hablemos en las próximas publicaciones?

¿Qué te hace sentir todo esto? Te invitamos a compartirlo, ¡tu experiencia es lo más importante y nos aporta mucho!

Te leemos!

Aloha es Compartir. Compartir es Vivir

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia, y recibe contenido inspirador para disfrutar una vida llena de significado.

Responsable: LuisMorenoGiner-IraideRabadánAburto SC, siendo la Finalidad; envío de nuestras publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en nuestra plataforma de email marketing Mailrelay ubicada en España, aquí puedes leer su política de privacidad. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en info@proyectoaloha.com.

Acerca de la Autora: Iraide Rabadán

En vez de resignarme a un trabajo que no me satisfacía, he creado Proyecto Aloha.

Ahora vivo de lo que me apasiona. He aprendido a escucharme y tomar responsabilidad de mi vida, te ayudo a Educar con consciencia y todo esto lo hago junto al hombre que amo. 

Si quieres hacer lo mismo puedes descargar gratis nuestras guías: ¡Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia!

También te puede interesar…