no hay recetas magicas en la crianza

No hay recetas mágicas en la crianza, pero sí un camino para empoderarte como madre o padre.

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Si lo prefieres, puedes escuchar el artículo en audio, aquí te dejo el reproductor:

En este artículo quiero hablarte de la importancia de conectar con tu poder interno, para dejar de volverte loco o loca con toda esa información contradictoria de ahí afuera. Y también, para que te cuestiones todo lo que te cuentan (ya sea tradicional, libre o lo que sea), que puedas ver qué te resuena con tu contexto de vida, lo pongas en práctica y te quedes sólo con aquello que de verdad te sirve para la crianza.

 

En todos estos años en contacto con niños y familias, me han llegado personas que querían “la receta”, “el truco” o “el mejor consejo” para educar o criar o sus hijos. Y también, he vivido esto con los educadores a los que he acompañado.

Pero, siento decirte que, según mi experiencia: ¡No hay recetas mágicas para la crianza!

O quizá si las hay, pero a mí no me valen, e intuyo que a ti tampoco.

¿Quieres saber por qué?

 

El autoconocimiento: un camino más allá de trucos o recetas mágicas en la crianza.

 

Soy consciente de que algunas técnicas o recetas rápidas pueden funcionar en un momento dado.

Pero es verdad que, en estos años he visto varias modas en relación a las pedagogías, y créeme, pasan y vienen otras. Y sobre todo, la mayoría de personas se quedan en la superficie, sin comprender qué quieren decir, interpretando y creyendo lo que otros dicen que es mejor o peor hacer.

Y lo que ahora se debe hacer, luego ya no sirve. Así, mucha gente sigue dando tumbos…

Más tarde o más temprano, todo esto sale de nuevo (lo sé por experiencia, ¡por todos los años que he pasado haciendo terapia! 😉

Y es que, no es la pedagogía o los materiales que le das a tu hijo lo que hace que tu acompañamiento sea respetuoso, y sobre todo, que sea consciente.

No es el hecho de “ponerle la tele o no”, “ponerle un chupete o no” o “darle juguetes de madera”.

Eres tú, con lo que tú eres, con tu visión de la vida, y con tus creencias, lo que compartes con tu hijo o hija.

Para mí, tiene que ver con algo más interno, más profundo.

Trabajar en ello, es para mi la base; y luego, ya veremos qué materiales, qué ambientes o qué pedagogías elegimos.

Pero, si no hay un proceso de autoconocimiento o una forma de experimentarlo para integrarlo en ti, es muy difícil llevarlo a la práctica, se queda en la teoría, o directamente no funciona.

Por eso, algunas personas me dicen “Iraide, yo estoy haciendo varios cursos y leyendo un montón pero me falta algo… ¡la teoría está muy bien, pero se me hace muy difícil y en mi caso… no funciona!

Tanto Luis como yo siempre volvemos a la misma conclusión de que:

“No es lo que haces, sino desde donde lo haces” lo que marca la diferencia.

Y además, para tu tranquilidad, ¡¡no hace falta hacer mil cosas!!

 

Di adiós a las recetas mágicas en la crianza: empieza a confiar en tu instinto para criar desde el empoderamiento y la tranquilidad.

 

Los seres humanos nos parecemos mucho entre nosotros, nos pasan cosas similares, tenemos prácticamente los mismos miedos o inseguridades, y reaccionamos de formas parecidas ante situaciones concretas de nuestra vida.

Sin embargo, cada situación, cada niña o niño, tú como persona y como madre o padre… vives momentos diferentes, tienes necesidades concretas y eres único.

Cada situación es diferente, y cuando un niño necesita una cosa, seguramente el otro necesita justo lo contrario.

Sé que esto puede llegar a ser muy frustrante. Porque una te dice que lo hagas de una forma, y el otro que lo hagas de otra.

Así que, tu piensas: “Bale… ¿¿y entonces qué hago??”, mientras tu hija está en plena pataleta, te ha tirado la mitad de las cosas que había en la mesa y te entran ganas de tirarla por la ventana a ella, al mismo tiempo que dices “¡que mala madre soy por pensar eso!”

Por eso, después de aprender sobre diferentes pedagogías, me di cuenta de que necesitaba experimentar por mi misma. No creerme nada, probar las cosas que me resonaban, y ver si a mi me eran útiles. Y si no, desecharlas.

Nadie mejor que tú sabe cómo criar a tu hijo o hija.

Pero, a veces cedemos el poder a los demás.

Y está genial, leer libros sobre pedagogías o expertos en crianza o educación. Pero yo creo que es esencial que no te creas nada (tampoco lo que yo te cuento), sin primero cuestionar o experimentar por ti mismo si esto es útil para ti.

Esto es mucho más efectivo que creerte una receta de otro y aplicarla sin más, por mucho que sea un pedagogo super famoso.

 

Pero… tengo muchas dudas y sigo pensando que necesito herramientas para criar a mi hija, ¿cómo lo hago sin usar recetas mágicas para la crianza?

 

Tengo dos palabras para responder a esta pregunta: PRESENCIA y ESCUCHA.

Comprender tus propias emociones, cómo poner límites sanos para ti, tomar conciencia de tus pensamientos y los juicios hacia ti misma, o aprender a escuchar tus propias necesidades internas, son cosas que trabajamos a través del crecimiento personal y el autoconocimiento.

Puede parecer que hacer este trabajo interno contigo misma es una perdida de tiempo, o no va a servir para criar a tu hijo con amor y respeto.

Quizá dudes de que esto sirva para tener esas herramientas que sientes que te faltan, o incluso puede que pienses que es egoísta.

Pero, no es así.

¿Sabes por qué?

Porque para poder acompañar a tu hijo o hija desde el amor o el respeto, para que crezca libre, para que pueda ser feliz, desarrollar sus capacidades innatas, sus habilidades o intereses, o para que pueda relacionarse con los demás y con el mundo de forma sana, y que tu puedas potenciar esto, es imprescindible que tú mires estas cosas en ti:

Lo que sientes, lo que necesitas, y la manera de dártelo a ti misma.

Cuando tu te cuidas, puedes escuchar esa voz interna dentro de ti que sabe lo que tienes que hacer, y empiezas a confiar y a relajarte.

En este artículo te contamos por qué es tan importante aprender a amarte y a confiar en ti.

Cuando aprendes a escucharte, aprendes a escuchar a tu hijo y también a percibir lo que necesita, y cómo acompañarle.

Esto es mucho más rico y mucho más profundo que criar con recetas “mágicas”.

Por eso, te invito a adentrarte en este camino de “mirar dentro de ti” y empezar a conocerte, para poder comprender mejor a tu hijo y tener las herramientas que necesitas en cada momento, incluso cuando hay conflictos, rabietas…

Herramientas que de verdad funcionan y están en coherencia con tus valores, con el bienestar de tu hijo, y de tu familia… porque estás centrado y te estás escuchando.

 

Comparte en los comentarios

¿Te ha sido útil esta información? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención del artículo? 

Comparte con nosotros tus reflexiones, preguntas o dudas que te surjan.

Te leemos!

Aloha es Compartir. Compartir es Vivir

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia, y recibe contenido inspirador para disfrutar una vida llena de significado.

Responsable: LuisMorenoGiner-IraideRabadánAburto SC, siendo la Finalidad; envío de nuestras publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en nuestra plataforma de email marketing Mailrelay ubicada en España, aquí puedes leer su política de privacidad. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en info@proyectoaloha.com.

Acerca de la Autora: Iraide Rabadán

En vez de resignarme a un trabajo que no me satisfacía, he creado Proyecto Aloha.

Ahora vivo de lo que me apasiona. He aprendido a escucharme y tomar responsabilidad de mi vida, te ayudo a Educar con consciencia y todo esto lo hago junto al hombre que amo. 

Si quieres hacer lo mismo puedes descargar gratis nuestras guías: ¡Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia!

También te puede interesar…

¿Enfadarme con mi hijo es malo?

¿Enfadarme con mi hijo es malo?

  ¿Enfadarme con mi hijo es malo? ¿es mejor controlar mis emociones delante suyo? Tiempo de lectura: 4 minutos   Si lo prefieres, puedes escuchar el artículo en audio, aquí te dejo el reproductor: ¿No debería enfadarme con mi hijo? ¿Soy una mala madre o mal...

INSCRÍBETE AL RETO + MASTERCLASS GRATUITOS DE CRIANZA CONSCIENTE

Sí, acepto la política de privacidad
Deseo recibir comunicaciones por email.

Te has suscrito correctamente!