El increíble poder transformador de esta simple verdad: tú no quieres ser feliz.

por | Feb 19, 2018

¿Te has preguntado alguna vez porqué es tan difícil ser feliz? ¿Es realmente posible ser feliz en este mundo de locos?

Porque seamos sinceros, el mundo esta lleno de problemas, conflictos en todos los niveles, político, económico, ecológico…

Por no hablar de los problemas personales que nos esforzamos en disimular cada día y que camuflamos debajo de esas ansias de cambiar, de ser mejores personas, más ricos, más queridos y reconocidos.

Realmente no queremos ser incondicionalmente felices, queremos otra cosa.

Y si tu felicidad dependiera de soltar todos los apegos de este mundo, todas las dependencias emocionales, todos tus problemas y sus posibles soluciones, de soltar la culpa y los roles de víctimas y verdugos…

…entonces, ¿seguirías queriendo ser feliz?

Esta es la cuestión fundamental por la que hay que transitar si queremos descubrir que es eso de vivir una vida plena, en libertad, desde la verdadera felicidad.

Deja de buscar afuera, tú eres la felicidad que estás buscando 

Si, ya sé que has escuchado muchas veces que lo importante está en tu interior, pero sigues sin creerlo.

Si no ¿cómo me explicas que sigas luchando por conseguir ser más feliz cambiando las circunstancias externas? Tener más dinero, mejor cuerpo, una pareja que te llene…

Es fácil engañarse a uno mismo aparentando que todo te va bien, pero ¿hasta cuándo?

Un buen amigo me dijo una vez:

Tu valor no se determina por lo que tienes, ni por lo que haces, sólo por lo que eres.

Tú eres vida, respirando y vibrando en este mismo instante. Estás viva y todavía no eres plenamente consciente de que esa es tu mayor virtud.

En esa simple verdad se encuentra todo el potencial que necesitas para ser completamente feliz ahora.

Para ser feliz no hay que renunciar a nada 

Vamos buscando una forma de salvación para escapar de nuestro dolor.

En algún momento todos hemos querido despertar de nuestra propia pesadilla.

Dejar de sufrir.

Pero para despertar, primero tenemos que comprender que no queremos despertar. Para ser felices, es necesario que asumamos nuestra propia resistencia a la felicidad.

Como decía Anthony de Mello en su libro ¡Despierta!:

“Cuando usted renuncia a algo, queda atado a esa cosa para siempre. Cuando lucha contra alguna cosa, queda atado a ella para siempre. Mientras luche contra ella, le está dando poder. Le da tanto como el que usa para luchar en contra”.

La clave para salir de este bucle es transcender. Es mirar más allá de las cosas, a través de ellas. Es reconocer su propio valor para no tener que renunciar a ellas.

Sólo si eres capaz de comprender que no necesitas esas cosas, personas o situaciones concretas para ser feliz, podrás ver su verdadero valor.

Entonces es cuando podrás salir de la ilusión de dependencia, dejar ir todos los apegos sin renunciar a nada.

Es inútil vivir la renuncia como un sacrificio. Eso solamente genera mayor infelicidad.

Lo único que necesitas es aprender a desaprender, o lo que es lo mismo, estar en disposición de escuchar

El camino más común para llegar a ser feliz es el agotamiento.

Si, si, como lo lees…

La mayoría de las personas que nos abrimos a aprender algo nuevo, lo hacemos por el agotamiento de tanto sufrir.

Y es que, a veces es muy difícil abrirse a la posibilidad de cambiar desde adentro.

Has aprendido la mayoría de las cosas de tu vida de otros que estaban igual, o más perdidos de lo que tú estás ahora mismo. De tu familia, profesores y amigos principalmente.

Y si de verdad quieres ser feliz, es posible que te toque desaprender casi todo lo que te han enseñado.

Puesto que de eso trata el camino del autoconocimiento: de abrirse a desaprender, abrirse a una nueva disposición para escuchar. 

Y ¿cómo se aprende a escuchar?

La presencia consciente para una escucha serena del momento presente

Me acuerdo cuando estaba en clase en el instituto y mi profesor de física me enseñó una gran lección, aunque me cuestiono si era muy consciente de la profundidad de su afirmación:

“Señores, parece que están aquí presentes ahora mismo… o eso pone en el papel de firmas, pero realmente son muy pocos los que están escuchando lo que les estoy enseñando. Ya se que hacen como que oyen, pero no es lo mismo oír que escuchar”.

Y debe ser que en ese momento si que estaba escuchando porque se me quedó grabado.

Desde la visión del acompañamiento humanista, cuando hablamos de la escucha nos referimos a observarnos al escuchar.

Por ejemplo, observar que piensas o cómo te sientes cuando escuchas las palabras de la persona que tienes enfrente.

Si estás de acuerdo con las palabras que oyes, puede que aparezcan sensaciones de serenidad, confianza, reafirmación…

Mientras que, si no te gusta lo que oyes, puede ser que sientas impotencia, angustia, frustración…

No se trata de que te guste lo que te diga la otra persona, o que te creas todo lo que te cuenten.

Lo que nosotros proponemos es observar desde una presencia activa, sin juicios cerrados y determinantes, contrastando nuestro sistema de creencias con las experiencias vividas, cuestionándolas desde una actitud de apertura.

Éste es el primer paso para aumentar la conciencia y despertar.

Ábrete a la verdad, se feliz siendo lo que eres

Por último, no puede haber verdadera felicidad si no hay aceptación.

Con los años, nos vamos volviendo cada vez más rígidos e inflexibles. Nos acomodamos en rutinas y rituales conformistas que nos dan una falsa sensación de seguridad.

Nos cerramos a lo nuevo y le tenemos miedo al cambio.

Y con ello, también nos perdemos las maravillas de la vida y su incesante belleza.

En el momento en que comencé a permitirme abrazar la vida tal como se presenta, abrirme a la verdad de cada instante sin importar las consecuencias, sin querer cambiar nada; en ese mismo momento empecé a escuchar la voz de mi corazón.

Entonces, empecé a descubrir que ya tengo todo lo que necesito para ser feliz. Y qué tú también lo tienes.

Empecé a comprender que soy un ser completo y lleno de vida. Y ese es el mayor tesoro.

Sin duda, hoy puedo afirmar que todo este proceso sólo es posible cuando soy honesto con mis emociones, observo mis miedos y encuentro en mi interior los recursos para deshacerlos, y me entrego a una confianza que va más allá…

¡Hasta el centro mismo de la Vida!

“Se el cambio que quieres ver en el mundo” Gandhi.

Conclusión: 

Los conflictos que experimentamos están directamente relacionados con el deseo de que las cosas sean de otra manera diferente a como están sucediendo.

Sin darnos cuenta de que el deseo nos ata al sufrimiento.

Cuando aprendemos a aquietar nuestra mente, soltar el ansia de controlar lo que sucede a nuestro alrededor y aprendemos a dialogar con el corazón, nos damos cuenta de que las cosas tienen un sentido más profundo.

Entrar en el silencio interior, es dejar de poner obstáculos a lo que la vida tiene para ofrecerte.

Es conectar con tu ser creativo, conectar con tu esencia.

Es comprender que pertenecemos a la fuente de la vida, es más, que somos parte de esa fuente.

Quiero leerte.

¿Que es lo que más te cuesta aceptar para ser feliz? ¿Cuál es tu mayor resistencia al cambio? 

Te espero en los comentarios…

Aloha es Compartir. Compartir es Vivir

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a la comunidad de los que elegimos vivir con consciencia, y recibe contenido inspirador para disfrutar una vida llena de significado.

Responsable: LuisMorenoGiner-IraideRabadánAburto SC, siendo la Finalidad; envío de nuestras publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en nuestra plataforma de email marketing Mailrelay ubicada en España, aquí puedes leer su política de privacidad. Podrás ejercer Tus Derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en info@proyectoaloha.com.

Acerca del Autor: Luis Moreno

En lugar de resignarme a un trabajo que no me llenaba, he creado Proyecto Aloha.

Ahora vivo de lo que me apasiona. Gracias a cambiar mi percepción del mundo, disfruto de una mayor libertad emocional y ayudo a otras personas a recordar su esencia junto a la mujer que amo.

 Si quieres hacer lo mismo puedes descargar gratis nuestra guía: ¡Únete a la comunidad de los que eligen vivir con consciencia!

También te puede interesar…

Esto es lo que yo hago cuando no sé qué hacer con mi vida

Alguna vez te has preguntado: ¿Qué hago aquí? ¿Qué sentido tiene mi vida si no sé qué estoy haciendo? ¿Y ahora, cual es el siguiente paso? ¿Y si me equivoco? Creo que a todos nos pasa en un momento u otro; sentirte perdido,  a la deriva, en una especie de crisis...